Las marcas deben intervenir para que liberen a los dirigentes laborales presos en Bangladesh

Veintidós organizaciones de derechos humanos y laborales de todo el mundo hacen un llamado a las marcas internacionales de indumentaria para que presionen por la liberación de los líderes sindicales y defensores de los derechos de las trabajadoras(es), quienes están presos injustamente. Asimismo, se pide la reincorporación de 1.500 trabajadoras(es) suspendidas o despedidas por participar en una huelga por salarios.

En una carta conjunta a más de 60 marcas y tiendas, organizaciones de derechos humanos y laborales piden a las empresas que intervengan con el gobierno de Bangladesh para obtener la liberación de los líderes sindicales presos, y para que pidan a sus proveedores a que retiren las acusaciones contra ellos y reincorporen a cualquier trabajadora(or) suspendida o terminada por participar en la huelga.

La carta señala que una carta conjunta de las marcas del 4 de enero al Primer Ministro de Bangladesh fue un primer paso positivo, pero que se urge una acción más concertada.

Desde el 21 de diciembre de 2016, al final de una semana de agitación de miles de trabajadoras(es) de la confección de Bangladesh, en huelga por salarios más altos, las autoridades del país han arrestado al menos a 12 dirigentes sindicales y defensores de los derechos de las trabajadoras(es) y a dos trabajadoras(es). Se negó a todos los detenidos la fianza y siguen bajo custodia.

Al menos dos de los dirigentes sindicales detenidos se dice que han sido golpeados duramente durante su detención, y al menos uno fue amenazado de muerte.

El gobierno de Bangladesh y los dueños de las fábricas de confecciones parecieran estar usando la huelga por mejores salarios como pretexto para reprimir al movimiento laboral. Los empleadores respondieron a la huelga cerrando 59 fábricas temporariamente y despidiendo y presentando cargos judiciales contra cientos de trabajadoras(es) acusándoles de participar en la huelga.

Las trabajadoras(es) en huelga demandaban un aumento del salario mínimo a 15.000 BDT (US$190) por mes. El salario mínimo actual de 5.300 BDT (US$67) por mes no ha sido aumentado desde 2013, mientras que el costo de vida para las trabajadoras(es) ha aumentado en forma significativa. El salario mínimo ha sido aumentado en Indonesia, Vietnam y Camboya en el mismo período.

Como lo señala la carta conjunta de las ONG, “la detención prolongada de líderes sindicales y trabajadoras(es) huelguistas causará mayor daño a la reputación de Bangladesh y a las empresas que se aprovisionan en el país, y desalentará la capacidad de las activistas laborales de ejercer sus derechos fundamentales de expresión y asociación.”

Haga clic aquí para ver la carta a las marcas de 22 organizaciones de derechos humanos y laborales (en inglés).