Ocho marcas dan a conocer una carta conjunta al gobierno mexicano en la que expresan su apoyo del derecho a la libertad de asociación

Ocho marcas de ropa casual y deportiva dan a conocer una carta conjunta al gobierno mexicano en la que expresan su apoyo del derecho a la libertad de asociación.

El 22 de septiembre, ocho marcas internacionales de ropa casual y deportiva dieron a conocer una carta conjunta al gobierno México en la que expresan su apoyo al pedido de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de que México haga más reformas a su Ley Laboral Federal de Trabajo para asegurar el respeto al derecho de trabajadoras y trabajadores a la libertad de asociación y la negociación colectiva.

Las marcas signatarias de la carta  incluyen: adidas Group, American Eagle Outfitters, New Balance, Nike, Patagonia, Puma, PVH y The Walt Disney Company.

La mencionada carta es una iniciativa del Comité Mexico del Grupo de las Américas, una instancia de multi-interés, en el que participan varias marcas internacionales de ropa casual y deportiva, el sindicato global IndustriALL, y la RSM.

En los últimos años, el Comité Mexico ha enfocado su trabajo en qué pueden hacer las marcas para enfrentar el problema de contratos de protección y otros obstáculos que impiden la libertad sindical en Mexico.

El gobierno mexicano está bajo una mayor presión de la OIT, el gobierno estadounidense, sindicatos globales y estadounidenses y sindicatos mexicanos independientes, y ahora de marcas de indumentaria, para que trate seriamente con las barreras institucionales a la libertad de asociación en el país, incluyendo el problema de los contratos de protección y la falta de imparcialidad de las juntas de conciliación y arbitraje.

En diciembre, el gobierno mexicano hizo una serie de anuncios que parecían destinados a apaciguar a sus críticos mientras continúa el debate sobre el tratado de libre comercio del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (en inglés: Trans-Pacific Partnership, TPP). Estos anuncios comprendieron la presentación por parte del presidente Peña Nieto de una propuesta al senado de ratificar el Convenio 98 de la OIT sobre el derecho a organizarse y negociar colectivamente, y el anuncio de que México hará reformas a su sistema de justicia laboral.

Mientras se expresa la satisfacción por estos anuncios, las organizaciones sindicales continúan planteando preguntas sobre si el gobierno mexicano realizará finalmente los cambios necesarios a sus leyes y regulaciones, así como a los mecanismos para asegurar su cumplimiento, de manera de asegurar que las trabajadoras(es) tengan derecho a ser representadas por sindicatos de su libre elección y a negociar colectivamente.