Incendios y Seguridad de Edificios en Bangladesh

Desde 2005, la RSM ha trabajado con organizaciones laborales de Bangladesh y aliados internacionales para exponer y remediar las condiciones de trabajo inseguras en la industria de la confección del país y para presionar a las marcas internacionales a compensar a las sobrevivientes de estas tragedias y eliminar condiciones y prácticas inseguras en sus fábricas proveedoras.

Bangladesh y los acuerdos internacionales

El Acuerdo sobre Incendios y Seguridad de Edificios en Bangladesh, un acuerdo legalmente vinculante que sentó precedentes, se estableció un mes después del colapso y logró mejoras significativas a la seguridad de las fábricas. En el mes de septiembre de 2021, entró en vigor el Acuerdo Internacional para la Salud y la Seguridad en la Industria Textil y de la Confección, conservando los elementos clave del Acuerdo original, cuya aplicación se podría expandir a otros países.

Basado en los logros del innovador Acuerdo de Bangladesh, el Acuerdo Internacional incluye inspecciones independientes de las fábricas de textiles e indumentaria, compromisos por parte de las marcas que son legalmente exigibles, la supervisión independiente del cumplimiento de las disposiciones por parte de las marcas, el apoyo de las marcas para garantizar que los proveedores puedan financiar las mejoras necesarias a la seguridad y la obligación de dejar de trabajar con las fábricas que no implementen medidas de reparación. La Red de Solidaridad de la Maquila, junto con la Campaña Ropa Limpia, el Consorcio de Derechos del Trabajador y Justicia Laboral Global-Foro Internacional de Derechos Laborales, fungieron como testigos signatarios del Acuerdo.

Hasta el 3 de marzo de 2022, posterior a una amplia campaña internacional, 170 marcas habían firmado el Acuerdo Internacional de 2021. Hasta la fecha, Loblaw (Joe Fresh) es la única compañía canadiense que ha suscrito el acuerdo.

Antecedentes: el desastre de Rana Plaza y la lucha por la indemnización

El 24 de abril de 2013, se colapsó el edificio Rana Plaza en Dhaka, Bangladesh produciendo la muerte de 1,134 trabajadoras(es) y dejando aproximadamente 2,500 personas lesionadas. El edificio alojaba cinco fábricas de ropa. Se calificó el colapso de este edificio como el peor desastre industrial en la historia de la industria de la confección en Bangladesh. Sin embargo, no se trató de un accidente; las trabajadoras(es) sabían que el edificio era inseguro, pero se les forzaba a trabajar en esas instalaciones para cumplir con las fechas de entrega de las marcas internacionales.

Rana Plaza no fue la primera tragedia en Bangladesh relacionada con una fábrica de ropa. Cinco meses antes, 112 trabajadoras(es) murieron en el incendio de la fábrica Tazreen. Desde el año 2012, cientos de trabajadoras(es) han muerto en incendios de fábricas y colapsos de edificios que se podrían haber evitado.

El Acuerdo sobre Incendios y Seguridad de Edificios en Bangladesh, fue una respuesta sin precedentes ante la tragedia de Rana Plaza y los continuos riesgos de seguridad que experimentan las trabajadoras(es).

Se tomó dos años de campaña para convencer a las marcas internacionales de moda que hicieran contribuciones al Fondo Fiduciario del Rana Plaza, que recaudó un total de $30 millones de dólares. El fondo, administrado por la OIT, logró reunir fondos que alcanzaron para cubrir los ingresos caídos y los gastos médicos, aunque no alcanzaron para indemnizar a las familias de las trabajadoras(es) y a las sobrevivientes por el dolor y el sufrimiento que han experimentado.

El incendio de la fábrica de Tazreen

En el mes de noviembre de 2012, antes del desastre de Rana Plaza y del Acuerdo sobre Incendios y Seguridad de Edificios en Bangladesh, murieron 112 trabajadoras(es) y más de 200 resultaron lesionadas(os) en lo que se ha considerado el incendio que ha causado más muertes en la historia de Bangladesh. Se trató de otro desastre prevenible, en un país donde han ocurrido numerosos incendios de fábricas de ropa. Auditorías realizadas en años previos ya habían descubierto problemas preocupantes con respecto a la seguridad contra incendios, incluyendo instalaciones eléctricas defectuosas, alarmas contra incendios que no funcionaban, y obstáculos en las rutas de evacuación en caso de incendios. En ese momento, la fábrica estaba suministrando productos a varias marcas internacionales de renombre como Disney, Sears/Kmart, Dickies, Li & Fung, C&A y Walmart, aunque estas marcas inicialmente habían negado que Tazreen las abastecía.

Más de dos años después de la tragedia en Tazreen, finalmente se llegó a un acuerdo. C&A, una compañía internacional de moda, estableció un fondo con contribuciones de marcas que se abastecían en la fábrica. El fondo logró cubrir los salarios caídos y los tratamientos médicos a largo plazo. Los pagos concluyeron en el mes de junio de 2016 y un fideicomiso médico sigue supervisando el tratamiento médico a largo plazo de las trabajadoras(es) lesionadas(os). Lamentablemente, debido a los salarios mínimos deplorables que se pagan en la industria de la confección, los cálculos de las indemnizaciones que se le deben a las trabajadoras(es) por las lesiones sufridas en el centro de trabajo y la pérdida de ingresos de por vida, no alcanzan a cubrir las necesidades de las personas sobrevivientes.

En el punto culminante de la pandemia de COVID-19 y ocho años después del incendio en la fábrica, se reavivaron las protestas en los meses de octubre y noviembre de 2020. Las trabajadoras(es) sobrevivientes de Tazreen y miembros de sus familias se manifestaron en las banquetas fuera del Club de Prensa de Bangladesh, exigiendo una indemnización adecuada y digna. Debido a sus lesiones, muchas trabajadoras(es) no logran encontrar otro empleo y están batallando por cubrir sus necesidades básicas.

Subscribe to RSS - Incendios y Seguridad de Edificios en Bangladesh